todanoticia

Economia y Finanzas

Reino Unido puede perder medio millón de empleos sin un acuerdo de Brexit


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El Reino Unido puede perder medio millón de empleos y unos 50.000 millones de libras (€56.449 millones) en inversiones antes de 2030 si las negociaciones con la Unión Europea (UE) se saldan sin un acuerdo de Brexit, según un informe divulgado. El análisis sobre el potencial impacto económico que tendrá la retirada de este país del bloque comunitario (en marzo de 2019) en varios sectores fue encargado por el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, quien difundió el documento.

Predice que una salida de la UE sin acuerdo con Bruselas podría saldarse, solamente en la capital británica, con la pérdida de 87.000 puestos de trabajo y con una facturación económica un 2 % menor en 2030 que la que se obtendría, según esto, si el abandono del bloque fuera suave. Lamentó Khan que si el Gobierno continúa con su mala gestión de las negociaciones (con la UE) "podríamos dirigirnos a una década perdida de crecimiento menor y de menor empleo".

El informe, realizado por la firma Cambridge Econometrics, evalúa varias posibilidades de retirada de la UE, que incluyen las posibles consecuencias de una marcha del mercado único y de la unión aduanera, y vaticina una década perdida de bajón económico si se da un Brexit duro. El alcalde de Londres también resaltó que el análisis concluye que "cuanto más duro sea el Brexit, mayor será el potencial impacto en los empleos, el crecimiento y los estándares de vida".

Durante la campaña del histórico referendo del 23 de junio de 2016, Khan fue un ferviente defensor de la permanencia y desde que triunfó la opción de la retirada, el político se ha mostrado partidario de que el país siga en el mercado único y la unión aduanera. Este informe muestra que pese a que todos los desenlaces del Brexit perjudicarán a la economía nacional, "cuanto más duro sea, más grave será el daño económico".

Khan encargó la evaluación después de que el ministro para la salida de la UE, David Davis, admitiera recientemente ante el Parlamento que no se había solicitado ninguna evaluación sobre el posible impacto de la marcha del bloque.

"He divulgado estas evaluaciones porque los británicos y nuestros negocios tienen derecho a conocer el probable impacto de las varias opciones que se plantea el Gobierno sobre sus vidas y sus finanzas personales", explicó el alcalde.

El edil agregó que los datos "muestran por qué el Gobierno debería cambiar ahora su enfoque y negociar un acuerdo que permita continuar en el mercado único y la unión aduanera".

Según esto, el peor de los escenarios (la salida en marzo de 2019 sin acuerdo ni período de transición) derivaría en 482.000 puestos de trabajo menos en todo el país y la pérdida de 46.800 millones de libras en inversiones antes de 2030. Los sectores más afectados en un escenario sin acuerdo serían el financiero y el profesional, que podrían perder 119.000 empleos a nivel nacional.

Incluso una opción más suave (como la continuidad del país en el mercado único, pero saliendo de la unión aduanera, tras un periodo transitorio) podría terminar con 176.000 empleos antes de 2030 y con 20.000 millones de libras menos en concepto de inversión, de acuerdo con el documento.

Esto contrasta con la visión del político británico Nigel Farage, exlíder del eurófobo Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), admitió que empieza a creer que tal vez el Reino Unido "debería celebrar un segundo referendo sobre la permanencia en la Unión Europea (UE)".

Farage, una de las figuras clave en la campaña favorable a la retirada del Reino Unido del bloque comunitario antes del referendo del 23 de junio de 2016, hizo esas declaraciones en una entrevista con un programa del canal de televisión británico Channel 5.

Según Nigel Farage, una nueva votación sobre la continuidad en la UE, "terminaría con los lamentos de los detractores de la marcha de la UE" (prevista para marzo de 2019), como el ex primer ministro laborista Tony Blair, el exlíder del Partido Liberal Demócrata Nick Clegg o el exasesor de Infraestructuras del Gobierno conservador Andrew Adonis.

Farage afirmó que "lo que está claro es que los Clegg, los Blair, los Adonis nunca van a parar. Seguirán quejándose y lamentándose durante todo este proceso. Así que tal vez, solo tal vez, estoy llegando a un punto en el que pienso que deberíamos celebrar un segundo referendo sobre la permanencia en la UE, a menos que quieran que haya un referendo con múltiples opciones, que podría confundir a los ciudadanos", dijo.

El político consideró que un segundo plebiscito sobre Europa pondría fin al asunto durante una generación. "El porcentaje que votaría a favor de la salida la próxima vez sería mucho mayor que el que hubo la última vez. Y así quizás terminaríamos con todo esto", apuntó.

Por su parte, la primera ministra británica, Theresa May, insistió en que un segundo referendo supondría una traición a los votantes y derivaría en un mal acuerdo con Bruselas. El presidente de la organización "Best for Britain", Malloch Brown, opuesto al Brexit, afirmó a medios británicos que un segundo voto sobre ese tema "es lo que este país necesita".

"Vemos cada día el desastre del Brexit al ver el impacto sobre la economía, los empleos, las comunidades y la sociedad", concluyó.