todanoticia

Mundo

Macron recibe a Erdogan para discutir sobre Siria, UE y DDHH


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El presidente francés, Emmanuel Macron, recibe este viernes en París a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, con quien debatirá sobre Siria, Europa y sobre la delicada cuestión de los derechos humanos en Turquía.

Esta es la visita más importante del mandatario turco a un país de la Unión Europea (UE) desde el golpe de Estado fallido de julio de 2016 y la represión que le siguió.

Erdogan será recibido a media jornada por Macron en el Palacio del Elíseo para una entrevista seguida de un almuerzo, tras el cual los dos presidentes hablarán ante la prensa.

El Elíseo justifica esta visita, criticada por la izquierda francesa, por la preocupación de Macron por "mantener el diálogo abierto" sin "ocultar las divergencias", como hace con otros dirigentes.

Macron afirmó el miércoles que evocaría ante su invitado "la situación de los periodistas presos" en Turquía. "Lo haré desde el respeto, pero con el fin de defender... nuestros valores y nuestros intereses", precisó.

Más de 140.000 personas fueron destituidas y suspendidas y más de 55.000 detenidas, entre ellos universitarios, periodistas y militantes prokurdos, desde el intento de golpe de Estado.

Amnistía Internacional instó a Macron a recordar "con vehemencia" a Erdogan que "los defensores de los derechos humanos no eran terroristas".

Varios sindicatos y organizaciones de periodistas, como Reporteros Sin Fronteras, le pidieron "denunciar con firmeza la injusticia que sufren los periodistas turcos".

El presidente turco arremetió este viernes contra Estados Unidos a causa de la condena de un banquero turco en ese país y aseguró que los acuerdos bilaterales en materia judicial entre ambos países están, en su opinión, "perdiendo validez".

"La ley, los lazos bilaterales y los acuerdos entre nosotros están perdiendo validez. Me sabe mal decir esto, pero creo que a partir de ahora será así", dijo Erdogan en el aeropuerto de Estambul antes de salir rumbo a París, donde se reunirá con el presidente francés, Emmanuel Macron.

El mandatario turco acusó a EEUU de dejarse influir "por una serie de conspiraciones", al enjuiciar y condenar a Mehmet Hakan Atilla, exvicepresidente del banco estatal turco HalkBank, por una trama destinada a evadir sanciones impuestas a Irán.

"Si esta es la comprensión de la justicia en Estados Unidos, entonces el mundo está condenado al fracaso", aseguró Erdogan.

Atilla ha sido condenado por conspirar junto al empresario turcoiraní Reza Zarrab para ayudar a firmas iraníes a realizar miles de millones de dólares en transacciones durante 2011 y 2012 con el fin de evadir las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Un tribunal de Nueva York lo declaró esta semana culpable de cinco cargos de conspiración y fraude bancario.

Zarrab, que llegó a un acuerdo con la Justicia estadounidense para reducir su pena, testificó contra Atilla e implicó en la trama al propio Erdogan, así como a exministros turcos.

Por otra parte, Erdogan acusó a EEUU de "malinterpretar" sus propias leyes, al no aceptar la petición turca de extraditar al clérigo islamista Fethullah Gülen, residente en el estado de Pensilvania desde 1999, y a al que Ankara responsabiliza del fallido golpe de Estado de julio de 2016.

"Estados Unidos debería reconsiderar su comprensión de la justicia. Ellos son desde 1999 anfitriones de la persona que cometió un golpe en mi país. Nuestros acuerdos judiciales bilaterales pueden perder validez", advirtió Erdogan.

Gülen fue hasta 2013 un estrecho aliado del gobernante partido islamista de Justicia y Desarrollo (AKP), en el poder desde 2002.

Divergencias de estrategia y luchas de poder terminaron de enemistar a los seguidores de Gülen y el AKP, convertidos ahora en enemigos irreconciliables.

El AKP pidió la extradición de Gülen y empezó a purgar la administración de presuntos miembros de la cofradía incluso antes del fallido golpe de Estado, pero tras la asonada la persecución se ha intensificado.

La relación entre Turquía y EEUU, socios en la OTAN y aliados desde hace décadas, se ha deteriorado en los últimos años.