todanoticia

Mundo

Alertan a Trump sobre peligro de reconocer a Jerusalén como capital israelí


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, alertó sobre las consecuencias de que Estados Unidos reconozca Jerusalén como capital de Israel, como se espera que anuncie presidente Donald Trump.

"Solo se podrá encontrar una solución a la problemática de Jerusalén en negociaciones directas entre ambas partes", dijo Gabriel. Tanto israelíes como palestinos reclaman Jerusalén como su capital.

"Todo lo que contribuya a agravar esta crisis ahora es contraproducente", opinó el socialdemócrata en una alocución en un foro de política exterior en Berlín.

El diario Wall Street Journal reportó que Trump tiene previsto anunciar en breve el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel. Según medios estadounidenses, el mandatario tiene planes de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén.

El estatus de Jerusalén es uno de los principales escollos para la paz en el largo conflicto entre Israel y los palestinos. La ciudad es sagrada tanto para judíos como para musulmanes.

Los palestinos reclaman como capital de su futuro Estado la parte oriental de la ciudad, ocupada desde 1967 y posteriormente anexionada por Israel. El Estado judío, por su parte, reclama la ciudad como su capital indivisible.

Arabia Saudí está "seria y profundamente preocupada" por el posible reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Estados Unidos.

Una decisión de ese tipo iría en contra de los "derechos históricos" del pueblo palestino sobre Jerusalén y provocaría a los musulmanes de todo el mundo, informó la agencia estatal saudí Span citando una fuente del Ministerio de Exteriores.

Un alejamiento de Washington de una postura imparcial en el conflicto tendría consecuencias graves y negativas, añadió. Arabia Saudí también confía en que el presidente estadounidense, Donald Trump, no dedida trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén. De hacerlo, Estados Unidos haría peligrar su capacidad para mediar en una busqueda de solución al conflicto.

Los palestinos pretenden proclamar en la parte árabe de Jerusalén, en el este de la ciudad, la capital de un futuro Estado independiente. Israel ocupó Jerusalén Este durante la Guerra de los Seis Días, en junio de 1967, y la anexionó más tarde. Israel reclama su soberanía sobre toda la ciudad.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, amenazó hoy con romper relaciones con Israel si Estados Unidos reconoce a Jerusalén como capital de ese país.

"Señor Trump, Jerusalén es la línea roja de los musulmanes", afirmó Erdogan ante el grupo parlamentario de su partido Justicia y Desarrollo (AKP) en Ankara dirigiéndose al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. "Esto puede llegar tan lejos que rompamos nuestras relaciones diplomáticas con Israel", advirtió.

Según Erdogan, un reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel no solo sería una violación del derecho internacional sino también "un duro golpe para la consciencia de la humanidad".

El mandatario turco anunció que, en caso que Estados Unidos reconozca a Jerusalén como capital de Israel, convocará en pocos días una cumbre de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) en Estambul. "En esa cumbre movilizaremos al mundo islámico en su conjunto", amenazó. Turquía ejerce actualmente la presidencia de la OCI.

Israel inmediatamente rechazó la amenaza de Erdogan de romper relaciones diplomáticas. "Jerusalén es la capital del pueblo judío desde hace más de 3.000 años y la capital de Israel desde hace 70 años, independientemente de si Erdogan la reconoce como tal o no", respondió un representante del Gobierno israelí.

El secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, consideró "peligrosa" una posible decisión de Donald Trump de desplazar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, que consagraría a la ciudad santa como capital de Israel.

Abul Gheit declaró ante los miembros de este foro panárabe que la reunión convocada el martes se debía "al peligro de esta cuestión, si esto debiera ocurrir, y a las posibles consecuencias negativas no sólo para la situación en Palestina sino también en la región árabe e islámica".

El jefe de la organización panárabe estimó que un eventual traslado de la embajada estadounidense representa una "amenaza a la estabilidad regional".

"Esta decisión pondría fin al papel de Estados Unidos como mediador de confianza entre palestinos y las fuerzas (israelíes) de ocupación", agregó.

El lunes por la noche el presidente estadounidense Donald Trump decidió postergar la toma de una decisión sobre el eventual traslado de la embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

Un portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, afirmó que la decisión del presidente no es "una cuestión de 'si', sino una cuestión de 'cuándo'".

Trump debe decidir si renueva, como lo hicieron cada seis meses todos su predecesores y él mismo hizo en junio, una cláusula derogatoria a la ley que decidió en 1995 instalar la embajada de Estados Unidos en Jerusalén.