todanoticia

Mundo

Corea del Sur y EE.UU. inician su mayor maniobra aérea


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Las fuerzas militares surcoreanas y estadounidenses iniciaron este lunes los ejercicios aéreos de mayor envergadura hasta ahora, que fueron criticados tanto por China como por Corea del Norte.

En los cinco días de maniobras bautizadas Vigilant Ace (As Vigilante) participarán según fuentes militares más de 230 aviones de combate, entre ellos jets con capacidad furtiva F-35, así como unos 12.000 soldados.

Las maniobras, que durarán hasta el viernes, "reforzarán la disponibilidad" de ambos países aliados, añadieron las fuentes. Según los medios surcoreanos, también participarán dos bombarderos estadounidenses de largo recorrido B-1B, aunque esto no ha sido confirmado oficialmente.

En noviembre del año pasado participaron en los ejercicios anuales más de 16.000 soldados y más de 200 aviones. La semana pasada Corea del Norte llevó a cabo un ensayo con un misil intercontinental que según afirma puede alcanzar cualquier parte del territorio de Estados Unidos y que recibió una amplia condena de la comunidad internacional.

Paralelamente, el senador republicano estadounidense Lindsey Graham pidió que las familias de los militares de su país estacionados en Corea del Sur abandonen el país asiático. "En vista de las provocaciones de Corea del Norte es una locura enviar mujeres y niños a Corea del Sur", dijo Graham en declaraciones al canal CBS.

En la actualidad hay estacionados en el país unos 28.500 soldados estadounidenses. En opinión de Graham, tras la reciente prueba de un misil balístico ha aumentado el peligro de un conflicto entre su país y Corea del Norte.

El domingo, el comité norcoreano para la Reunificación Pacífica acusó a Estados Unidos y a Corea del Sur de querer "destruir por completo" su país y anunció represalias. El sábado el Ministerio de Exteriores norcoreano ya había asegurado que Washington está "pidiendo una guerra atómica". Pyongyang acusa a Estados Unidos habitualmente de estar preparando una guerra cada vez que hay ejercicios militares.

El Ministerio de Defensa surcoreano rechazó estas afirmaciones. La maniobra Vigilant Ace es de naturaleza defensiva, dijo este lunes el portavoz Bai Tae-hyun. Sin embargo, a la vez el ministerio subrayó que la Fuerza Aérea entrena diferentes escenarios bélicos, entre ellos golpes de precisión simulados contra instalaciones nucleares norcoreanas.

El viernes Corea del Sur expresó ya sus dudas acerca de la capacidad técnica real de su vecino para que sus misiles intercontinentales vuelvan a entrar en la atmósfera de forma exitosa tras ser lanzados.

El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, lamentó que los involucrados en el conflicto norcoreano, entre ellos Estados Unidos, insistan en imponer nuevas sanciones al régimen de Kim Jong-un, en vez de aprovechar los llamados de Pekín al entendimiento.

"Es lamentable que las partes involucradas en la crisis norcoreana no hayan aprovechado los llamamientos al diálogo de China", afirmó este lunes Wang tras un encuentro en Pekín con su homólogo mongol, Damdin Tsogtbaatar.

A las preguntas de la prensa sobre la opinión que le merecía la propuesta de Washington de imponer nuevas sanciones a Corea del Norte, tras el lanzamiento de su último misil, Wang señaló que "China se opone firmemente a las acciones para aumentar la tensión en la península coreana".

"Las medidas que están en contra o no incluidas en las resoluciones de la ONU carecen de apoyo legal internacional y pondrán en peligro la ejecución de las mismas", agregó.

El canciller chino reiteró su oposición al programa nuclear de Pyongyang y subrayó que aunque su país "siempre ha tenido una mente abierta a nuevas propuestas" para resolver el problema, las resoluciones del Consejo de Seguridad "deberían ser un principio común a seguir por todos".

Por su parte, el portavoz de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang, reiteró este lunes en rueda de prensa que la situación de la península coreana es "altamente delicada" y esperó que las partes implicadas "eviten mayores provocaciones".