todanoticia

Mundo

EE.UU. amenaza con nuevas sanciones a Corea del Norte


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Estados Unidos advirtió que el régimen de Corea del Norte será totalmente destruido si estalla una guerra, pero Rusia rechazó el llamado a cortar los lazos con Pyongyang y China eludió dialogar sobre un embargo petrolero. Washington instó a adoptar duras acciones en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) este miércoles como respuesta al lanzamiento por parte de Pyongyang de un misil balístico intercontinental (ICBM) por sus siglas en inglés.

"El dictador de Corea del Norte hizo una elección ayer que coloca al mundo más cerca de una guerra, no más lejos", dijo la embajadora estadounidense Nikki Haley ante el Consejo. Agregó Haley que en caso de guerra,"no se equivoquen. El régimen de Corea del Norte será totalmente destruido".

Sin embargo, su llamado a las naciones a cortar todos los lazos con Corea del Norte fue rechazado epor Rusia, cuyo ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, dijo que su país consideraba negativa esta propuesta. "En varias ocasiones hemos subrayado que la presión de las sanciones se ha agotado y que las resoluciones que impusieron sanciones implicaban necesariamente retomar un proceso político y reanudar las negociaciones", dijo Lavrov a la prensa.

"Las recientes acciones de Estados Unidos parecen haber sido dirigidas deliberadamente para provocar acciones bruscas de Pyongyang", expresó Lavrov, citado por las agencias de prensa rusas, durante un viaje a Minsk.

El presidente estadounidense Donald Trump calificó al líder norcoreano Kim Jong-Un como un "cachorro enfermo" y amenazó con nuevas sanciones, después que Pyongyang probara su tercer ICBM, que se cree es capaz de alcanzar cualquier punto en Estados Unidos. El ensayo de este miércoles puso fin a una pausa de dos meses en las pruebas de misiles, que había levantado esperanzas de un inicio de conversaciones diplomáticas.

Kim dijo que el ensayo del sistema de misiles Hwasong-15 ayudó a su país a alcanzar la meta de convertirse en una potencia nuclear, lo que le valió una condena a nivel global.

La embajadora Haley dijo que Trump había hablado con el presidente chino Xi Jinping y lo había instado a cortar todo el suministro a petróleo de Corea del Norte, medida que asestaría un golpe devastador a la economía norcoreana.

"Éste sería un paso fundamental en los esfuerzos del mundo para detener a este paria internacional", indicó la embajadora, advirtiendo que si Pekín no actúa, Washington tomará el tema del petróleo en sus propias manos.

Estados Unidos presionó anteriormente por un embargo petróleo sobre Corea del Norte después de que probara en septiembre su más poderosa bomba nuclear hasta esa fecha, pero retiró esta demanda en las negociaciones con China sobre una resolución.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió a pedido de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur para analizar los próximos pasos después de que fracasaran tres rondas de sanciones aprobadas el año pasado para inducir a Corea del Norte a cambiar de curso.

Trump, quien intercambió duras recriminaciones con Kim durante meses, pidió al presidente chino usar todos los medios disponibles para presionar a Pyongyang. "Sanciones adicionales más fuertes serán impuestas hoy a Corea del Norte. Esta situación tiene que manejarse", dijo Trump el miércoles en Twitter.

Pero el Ministerio de Relaciones Exteriores de China eludió las preguntas sobre el llamado estadounidense a un embargo petrolero, y su portavoz Geng Shuang se limitó a decir a los reporteros que Pekín acata las resoluciones de la ONU y respalda la desnuclearización de la península coreana.

Pekín ha respaldado una serie de sanciones que incluyen la prohibición de las importaciones de carbón, mineral de hierro y mariscos norcoreanos. La ONU también prohibió la contratación de trabajadores norcoreanos y limitó las exportaciones de productos refinados de petróleo. Sin embargo, se ha negado a cerrar el oleoducto que envía crudo a Corea del Norte.

Pekín teme que la adopción de medidas más duras haga colapsar al régimen norcoreano, desencadene una crisis de refugiados en su frontera con el Norte y elimine una barrera estratégica que separa a China del ejército estadounidense en Corea del Sur.

Corea del Norte insiste que sus armas convencionales y nucleares buscan disuadir todo ataque en su contra. En septiembre, Trump amenazó con destruir todo el país si Estados Unidos era atacado.