todanoticia

Local

Peligra cese el fuego entre el Gobierno de Santos y la guerrilla del ELN


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Por medio de un comunicado los miembros de la veeduría y verificación del cese al fuego aseguraron que el proceso de dialogo peligra por las responsabilidades del grupo armado en el asesinato del gobernador indígena Aulio Isarama Forastero en el Chocó y la masacre donde perdieron la vida ocho agricultores en Tumaco.

La Misión Especial de las Naciones Unidas en Colombia y la Conferencia Episcopal, mediadores en las conversaciones entre el gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), ven con preocupación la confesión de esta guerrilla en el asesinado del gobernador indígena y consideran que hechos como este imposibilitan los acuerdos, el informe dejan claro que al existir una tregua entre las partes se adquiere una responsabilidad que no se debe olvidad.

La posibilidad de suspender la tregua no está solo en las declaraciones de los miembros de la ONU y la Iglesia Católica, también Pablo Beltrán, jefe del equipo negociador del grupo guerrillero, comento que su permanencia en los diálogos, que se realizan en Ecuador está en “grave riesgo” por supuestas “acciones ofensivas” militares, además aseguró que “mejorar la situación humanitaria de la población” o “reducir la intensidad del conflicto” son promesas que no se ha logrado cumplir durante el primer mes de conversaciones, hecho que desmotiva a los integrantes de la organización que él representa.

Por su parte, los miembros de la veeduría resaltaron que su mayor reto es asegurar la vida de los habitantes de los sectores que están inmersos en el conflicto, y aunque reconocen que se percibe más tranquilidad en las zonas donde opera el ELN , hechos como el de Tumaco o el de Chocó restan credibilidad al trabajo que vienen realizando “en varias regiones del país, la población ha sentido cierto alivio humanitario que genera la suspensión de dichas acciones, aún se mantienen serios desafíos a la seguridad de las comunidades que viven en zonas de conflicto, como por ejemplo los incidentes de violencia ocurridos en Tumaco en octubre” deja claro el documento.

Igualmente, el primer informe de las conversaciones para lograr la paz con el ELN, propone que lo desarrollado hasta la fecha es un “espacio de diálogo y prevención de actos de violencia entre las partes”, y su mayor logro es el despliegue de los 33 equipos de verificación de la ONU en cada una de las zonas acordadas, los cuales tienen la responsabilidad de impartir la pedagogía necesaria para orientar a las víctimas y a los victimarios en la resolución del conflicto.

Por otro lado, mediante un comunicada publicado en Washington la Misión en Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de Estados Americanos, se refirió a los avances que se han generado con respecto al ingreso de las FARC al campo político, sin embargo, advirtió “una de las estrategias del ELN es copar los espacios que dejo las FARC en las zonas rurales” tema que genera “graves afectaciones en la población civil” destaca el informe número 23 del organismo internacional.

Hasta la fecha el alto al fuego entre el gobierno de Colombia y la guerrilla ELN continua, pero son innegables las dificultades presentadas por ello “La Misión de Verificación de la ONU en Colombia y la Conferencia Episcopal de Colombia instan a las partes a mantener su compromiso y voluntad para afianzar el trabajo del Mecanismo de Veeduría y Verificación, contribuir al propósito fundamental de mejorar la situación humanitaria de la población, y a su vez reforzar la iniciativa de cumplido el plazo, establecer un nuevo cese” finaliza el documento.