todanoticia

Oceania

Partido Nacional gana por mayoría simple las elecciones de Nueva Zelanda


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El conservador Partido Nacional ganó hoy (23/09) las elecciones en Nueva Zelanda, aunque con una mayoría insuficiente para formar Gobierno sin alianzas, según los resultados preliminares publicados por la Comisión Electoral. Con el 99% del recuento de votos, el partido del primer ministro, Bill English, obtuvo el 46 % de los votos, lo que se traduce en 58 de los 120 escaños del Parlamento, mientras que el Partido Laborista obtuvo el 35,8 % (45 asientos).

Con este resultado, será el partido antiinmigración New Zeland First, que consiguió el 7,5% de los votos o 9 escaños, el que tenga la llave para la formación del Ejecutivo. El Partido Verde, más cercano a los laboristas, recabó el 5,8 % de los votos, con una proyección de 7 escaños, mientras el derechista Asociación de Consumidores y Contribuyentes Tributarios (ACT) un 0,5 %, o un escaño.

Estos resultados dan cuenta que "ni el Laborista ni el Nacional pueden formar gobiernos por si solos", admitió English ante sus correligionarios en Auckland, donde adelantó que negociará posibles alianzas. La líder laborista, Jancinda Ardern, dijo a sus simpatizantes en la ciudad de Auckland, que ya llamó a English para reconocer que obtuvo la mayor cantidad de votos, aunque remarcó el resultado final será decidido por el complicado sistema proporcional de votos.

"Simplemente no puedo pronosticar ahora qué decisión adoptarán los otros líderes", comentó Ardern sin mencionar al líder de New Zealand First, Winston Peters. Desde que las autoridades introdujeron en 1996 el sistema mixto de candidatos y listas cerradas, ningún partido ha alcanzado la mayoría absoluta en el Parlamento para formar Gobierno.

Las elecciones legislativas de Nueva Zelanda, celebradas este sábado, finalizaron sin mayorías claras y ni los conservadores, en el poder, ni los laboristas, ni el principal partido de la oposición, obtuvieron la mayoría absoluta, según los resultados publicados por la Comisión Electoral. El partido populista y antiinmigración Nueva Zelanda Primero (NZF), que no dijo a qué formación apoyaría, tendría la llave de gobierno, a tenor de los resultados oficiales.

Para gobernar, se necesitan 61 escaños. Los conservadores del Partido Nacional recabaron 58. Esto indficca que el Partido Nacional de Nueva Zelanda, buscará negociar con el partido antiinmigración New Zealand First para mantenerse en el poder que ostenta desde 2008. Estos resultados implican que los neozelandeses deberán esperar varios días o semanas para saber quién gobernará el país, dado que el Laborista, el principal opositor, también buscará negociar para tomar las riendas del Ejecutivo de Wellington.

"Hemos tenido un voto muy fuerte. Claramente por delante de los Laboristas. Necesitamos otros dos, tres o cuatro (asientos). Estamos negociando desde una posición muy fuerte", dijo English a sus simpatizantes congregados en los cuarteles de su partido en la ciudad de Auckland. La formación nacionalista New Zealand First, se alzó con el 7,5 % de los votos, lo que le daría 9 escaños, de acuerdo al cómputo preliminar.

Desde que las autoridades introdujeron en 1996 el sistema mixto de candidatos y listas cerradas, ningún partido ha alcanzado la mayoría absoluta en el Parlamento para formar Gobierno y el panorama no estaría claro hasta el 7 de octubre cuando se conozcan los resultados oficiales.

Pero aunque English tenga una ventaja, no se descarta que el bloque de los laboristas con el Verde puedan también aliarse a New Zealand First, que en el pasado, formó alianzas para gobernar tanto con los nacionales (1996-98) como con los laboristas (2005-08). En esos años, Peters logró el puesto de viceprimer ministro con el Partido Nacional y de jefe de la diplomacia neozelandesa con los laboristas.

"Necesito realmente mantener la mente abierta a ello", comentó Ardern a periodistas al recalcar que su formación hará "todo lo posible para trabajar con cualquier partido que crea como nosotros que Nueva Zelanda puede ser mejor y que las próximas generaciones puedan esperar mejorías".

Pero cualquier conversación "sobre el potencial futuro de los gobiernos" se debe hacer al día siguiente, dijo la líder laborista, quien reconoció que la incógnita debe resolverse con la máxima brevedad posible. Peters comentó que no tomará ninguna decisión hasta dialogar con los miembros de su partido y prometió tomar en cuenta "los intereses de Nueva Zelanda y el interés nacional".

Los grandes perdedores en estas lides fueron el Partido Verde, que pasó de 14 a 7 escaños desde los comicios anteriores, así como el Partido de las Oportunidades y el Maori, que obtuvieron menos del 5 por ciento necesario para obtener un escaño.

En estas elecciones los principales temas de preocupación son el alto precio de la vivienda, la inmigración con la llegada de más de 70.000 personas por año, la sanidad, el transporte y el agua. Un reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indica que la economía de Nueva Zelanda creció un 3 % en los últimos tres años "y se proyecta que se mantendrá fuerte en 2018".