todanoticia

Mundo

Presidente chino critica a EE.UU. al cierre de la cumbre de los BRICS


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El presidente chino, Xi Jinping, criticó la política exterior, comercial y climática del Gobierno del estadounidense Donald Trump, en el marco del encuentro de países emergentes reunidos en el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica).

"Las negociaciones de comercio multilateral están estancadas y la puesta en práctica del Acuerdo de París sobre cambio climático encuentra resistencia", lamentó Xi ante los mandatarios del BRICS en la ciudad portuaria de Xiamen, a los que en la última jornada se sumaron también los jefes de Estado y de Gobierno de México, Egipto, Tailandia, Tayikistán y Guinea.

"Algunos países miran más hacia adentro y están menos inclinados a comprometerse en la cooperación internacional para el desarrollo", dijo Xi aunque sin mencionar de manera explícita a Estados Unidos. Entre las decisiones de política exterior de Trump se cuentan renegociar el NAFTA o TLCAN, el acuerdo de libre comercio con México y Canadá, retirarse del acuerdo comercial transpacífico TTP y sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París.

Xi advirtió ante los líderes de la cumbre que estas "prácticas de empobrecer al vecino (...) socavarán, en primer término y más que nada, los intereses de los mercados emergentes y los países en desarrollo. Tenemos que defender una economía mundial abierta".

Por ello, los países reunidos en Xiamen deben "aprovechar la oportunidad histórica que surge del ajuste de la estructura económica mundial", citó la agencia Xinhua al jefe de Estado y de partido. El lunes, China prometió 500 millones de dólares en ayuda a la cooperación entre economías en desarrollo del Sur.

Durante el encuentro, Xi, Modi, el presidente de Brasil, Michel Temer, el de Suráfrica, Jacob Zuma, y el de Rusia, Vladimir Putin, se pronunciaron claramente contra el proteccionismo y a favor del libre comercio. "Destacamos la importancia de una economía mundial abierta e inclusiva que permita que todos los países y pueblos se beneficien de las ventajas de la globalización", señala el texto de su declaración final.

El grupo de los BRICS, creado en 2009, representa un cuarto del producto interno bruto (PIB) mundial y el 42% de su población. Su objetivo es tener un mayor peso internacional en un orden mundial dominado por Estados Unidos y otras naciones industrializadas. La cumbre de 2018 de los BRICS se celebrará en Johannesburgo, en Suráfrica.

Por otra parte, el presidente chino aprovechó el último día de la conferencia y celebró un encuentro bilateral con el primer ministro indio, Narendra Modi, y ambos se dieron un apretón de manos para simbolizar cierta reconciliación tras más de dos meses de conflicto fronterizo entre los dos países.

Los dos países resolvieron apenas hace una semana su peor enfrentamiento por cuestiones limítrofes en décadas en la zona de Doklam en el Himalaya, lo que permitió que el mandatario indio acudiera a Xiamen.

El presidente chino subrayó ante Modi que unas relaciones estables y sanas entre China e India son un interés fundamental para los dos pueblos, y expresó el deseo de trabajar con el país vecino para "mejorar la confianza mutua y la cooperación para que los lazos vayan por buen camino".

El esperado encuentro se produce después de que la India y China protagonizaran un conflicto fronterizo a raíz de que tropas indias incursionaran en territorio chino y permanecieran en él más de dos meses pese a las protestas de Pekín.

El viceministro de Asuntos Exteriores indio, J. Jaishankar, informó que la reunión duró algo más de una hora en la que ambas partes mostraron un enfoque "de mirar hacia adelante" en la relación. Afirmó que la conversación sobre "hacia adonde deberían e irán las relaciones" fue muy constructiva, y dijo que "en ambas partes hubo una sensación de que se tienen que hacer más esfuerzos para asegurar que este tipo de situaciones no ocurran".

Señaló además que ambos países creen que el "personal relacionado con la Defensa y la Seguridad debe mantener intensos contactos y cooperación" y asegurar que "las situaciones que ocurrieron recientemente no sucedan".

La incursión india, de unos 300 soldados, comenzó el 18 de junio en Doklam, una región del Himalaya que Bután reclama al Gobierno chino, y la prensa nacionalista china llegó a especular con una operación militar de las Fuerzas Armadas para repelerla.

China comenzó en Doklam las obras de una carretera cuya construcción rechaza Bután, por lo que ese país, que no tiene lazos diplomáticos con el régimen chino, pidió ayuda a su tradicional aliado indio, que respondió con la mencionada incursión. El conflicto se resolvió a principios de la semana pasada con la retirada de las tropas indias, aunque se ignora si en el acuerdo alcanzado con China este país aceptó detener las obras de la controvertida carretera.