todanoticia

Economia y Finanzas

Modesto crecimiento de la economía británica por la presión del Brexit


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El crecimiento de Reino Unido siguió siendo modesto en el segundo trimestre del año, debido a una actividad ralentizada por el consumo de los hogares y las inversiones de las empresas ante la perspectiva del Bréxit.

El Producto Interior Bruto (PIB) británico avanzó 0,3% entre abril y junio respecto al del primer trimestre, según una segunda estimación desvelada este jueves por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS).

El dato es el mismo que el de la primera estimación, proporcionada por la ONS en julio, y no sorprendió a los analistas.

La actividad económica se aceleró ligeramente respecto al freno del primer trimestre (+0,2%) tras un respetable año 2016 (+1,8%) a pesar del voto a favor del Brexit y sus consecuencias aún inciertas.

El país también pudo contar en el segundo trimestre con un alza de la inversión de las empresas (+0,7%) y del gasto público (+0,6%), incluso aunque su avance se ralentizó un poco de un trimestre a otro.

La actividad se aceleró principalmente gracias a la contribución del comercio exterior, que fue neutro en el trimestre, después de haber obstaculizado mucho el crecimiento en el primer trimestre.

Por el contrario, el consumo de los hogares sigue de capa caída, con una modesta subida del 0,1%, el peor resultado desde finales de 2014.

La caída de la libra desde hace un año como consecuencia de los riesgos vinculados con el Brexit encarece el costo de los bienes importados, lo que repercute directamente en los precios al consumo en el país.

Por sectores de actividad, el PIB británico registró resultados relativamente buenos en los servicios (+0,5%) y la agricultura (+0,4%); mientras que la producción industrial (-0,3%) y la construcción (-1,3%) retrocedieron.

En términos globales de crecimiento, Reino Unido fue el peor alumno de la clase de los países ricos del G7 en el segundo trimestre.

El presidente de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo (PE), el británico Claude Moraes, se mostró hoy "preocupado" por los efectos del Brexit sobre la lucha terrorista en la Unión Europea y Reino Unido.

"Me preocupa mucho que la Unión Europea y Reino Unido podrán cooperar menos en materia antiterrorista tras el Brexit (la salida de este país del bloque comunitario), particularmente en organismos internacionales como Europol", de los que ya no será miembro de pleno derecho el todavía socio británico.

Moraes señaló que aunque pueda existir un acuerdo de colaboración de Londres con Europol tras 2019, la cooperación "nunca será igual" desde fuera de la UE y la información sensible podrá convertirse "en moneda de cambio" en las negociaciones entre Londres y Bruselas.

"Tanto Reino Unido como la Unión Europea tienen mucho que perder en su alejamiento en la cooperación, pues Londres cuenta también con importantes fuentes de inteligencia antiterrorista, como el MI5 y el MI6", apuntó.

Por otro lado, apuntó al dudoso futuro de Reino Unido dentro de las llamadas euroórdenes de arresto, un asunto que, dijo, es de especial interés para España, con la que se han ejecutado en los dos sentidos en multitud de ocasiones estas órdenes de detención internacional comunitarias.

Moraes, que pidió no reaccionar a la barbarie desde las instituciones "con populismo", se mostró pesimista sobre que Europa ya haya vivido "lo peor" de la amenaza terrorista.

"Aunque no dudo que al final venceremos a esta lacra, creo que aún no estamos en ese punto", dijo el eurodiputado británico, que dio sus condolencias a las víctimas de los atentados de Cataluña y se mostró muy conmovido por las muertes de varios menores, incluido un niño británico de solo siete años en Barcelona.

Preguntado sobre si ha sido oportunista políticamente la creación de una comisión especial terrorista en el PE -que se pondrá en marcha en septiembre-, Moraes afirmó confiar en que ese organismo "será útil" porque "además centrará la atención de los medios en algo tan importante como la colaboración europea contra el terrorismo y las cosas que quedan por hacer".

Moraes, político laborista y europeísta de origen indio, que llegó a Reino Unido siendo muy pequeño, lamentó desde el principio el resultado de la consulta del Brexit, que dijo en Reino Unido fue "un referendo contra la inmigración".

"El resultado no me sorprendió porque la derecha británica y la prensa de mi país llevan tres décadas haciendo campaña por la salida de Londres de la UE, una organización a la que se relaciona con la inmigración y la corrupción", dijo.

El socialista británico dijo ser consciente en el momento de asumir su acta de eurodiputado en 2014 de que podría estar formando parte de la última tanda de eurodiputados británicos de la historia.

"Ya no solo es que la prensa y las autoridades ataquen todos los días a Bruselas, es que nunca nadie explica a los británicos desde los principales medios de comunicación qué hace la UE por ellos", señaló Moraes, quien destacó como en el continente las banderas europeas sí están presentes en multitud de espacios a la vista de todos como símbolo de presencia y participación.

Como presidente de la comisión de Libertades Civiles del PE, Moraes se dijo "preocupado" asimismo por la primera oferta hecha por el Gobierno británico sobre los derechos y obligaciones que tendrán que afrontar los comunitarios que quieran seguir viviendo en Reino Unido, y que deberán adquirir un nuevo documento.

"Dijeron que no regatearían con los derechos ciudadanos, pero es precisamente lo que están haciendo", lamentó.

"Es una propuesta muy negativa porque reduce los derechos de los europeos en Reino Unido. Va a ser interesante ver ahora qué hacen con los británicos otros Estados como España, el país del mundo donde viven más ciudadanos de Reino Unido, ciudadanos que además no aprenden el idioma y son una población muy envejecida y poco integrada", añadió Moraes.