todanoticia

Turismo

La historia del aeropuerto con más aterrizajes de emergencia del mundo


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Su pista es la que ha recibido más desvíos de aeronaves por emergencias del mundo.

La geografía es la responsable de que todos esos vuelos hayan aterrizado notificando emergencia.

Bangor, estado de Maine: 32.000 habitantes, una población más pequeña incluso que la capital de provincia, con poco más de 35.000 personas censadas. Esa pequeña ciudad del condado de Penobscot seria el clásico lugar del norte de Estados Unidos donde nunca pasa nada: tiene un índice de criminalidad casi inexistente, una feria agrícola anual que se celebra desde hace siglo y medio, casi todos sus habitantes viven en casas de madera y el edificio más alto de la zona tiene siete plantas.

No es esa actividad la que hace destacar al campo de vuelo de Bangor sino algo que no es muy conocido fuera de ese lugar e incluso puede resultar inesperado: su pista es la que ha recibido más desvíos de aeronaves por emergencias del mundo: han sido 1.170 en los últimos once años, según las estadísticas del aeropuerto que dirigen Anthony Caruso y James Canders.

De preguntarnos cuál es la instalación aeronáutica que ha vivido más emergencias en los últimos tiempos, la lógica nos llevaría a responder que los más transitados diariamente como Atlanta, Londres, París, Shangai o los de Nueva York liderarían esta lista, pero no es así: la geografía es la responsable de que todos esos vuelos hayan aterrizado notificando emergencia o desviándose de su ruta programada para acabar aterrizando en la pista 33-15 de Bangor.

Las cifras que maneja Caruso indican que de los 1.170 desvíos a su aeropuerto, 22 han sido por motivos de seguridad, 90 por problemas mecánicos, 95 por necesidades de atención médica urgente, 254 por meteorología y 709 por problemas con el combustible, siendo el grueso de estos vuelos los que cruzan el Atlántico desde Europa y hacia América por el Atlántico Norte. Sobre un mapa plano, estas rutas no tendrían que transitar por la zona, pero si prestamos atención a las líneas ortodrómicas, nos daremos cuenta de que la entrada a Norteamérica se produce siempre por Nueva Escocia, en Canadá o Maine, en Estados Unidos.

Julio Arnaldes

@JULIOARNALDES