todanoticia

Mundo

Erdogan pide a EEUU que no entregue armas a kurdos sirios


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Washington considera a las milicias YPG las únicas fuerzas sobre el terreno que podrían conquistar Al Rakka.

Estambul/Damasco.- El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, calificó de un error el suministro de armas anunciado por Estados Unidos a las milicias kurdo-sirias Unidades de Protección Popular (YPG) y pidió a Washington que dé marcha atrás en su decisión.

"Me gustaría prescindir de este error lo antes posible" antes de viajar a Estados Unidos, dijo Erdogan en Ankara a periodistas, en referencia a su próxima visita a Washington, donde se reunirá con el presidente Donald Trump, a quien manifestará personalmente sus preocupaciones al respecto.

Turquía considera a las YPG terroristas, al igual que a su aliado turco, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Las declaraciones de Estambul siguen a las de varios funcionarios turcos que criticaron la decisión estadounidense de dar armas a las milicias, que saludaron la decisión de Washington.

El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, dijo desde Montenegro que toda arma en manos de la milicia kurdo siria constituye una amenaza para Turquía y alertó de que no deben darse "pasos equivocados" en el país árabe. El primer minstro turco, Binali Yildirim, consideró inaceptable la decisión de Washington.

El ministro de Defensa, Fikri Iski, dijo a la emisora NTV que el hecho de que las YPG tengan armas pesadas supone ya una crisis en sí misma.

Por el momento, el país envió ya a Washington una delegación de alto nivel para reunirse con funcionarios de la Casa Blanca, informó la emisora estatal TRT.

Los políticos turcos reaccionaban así a la luz verde de Trump al Pentágono el martes para que dé armas a los kurdos que luchan contra la milicia terrorista del autoproclamado Estado Islámico (ISIS) en Siria. Un portavoz dijo que se trata de armas cortas, ametralladoras, municiones y vehículos blindados, que serán enviados a la milicia kurda YPG, que forma parte de la alianza Fuerzas Democráticas de Siria (SDF).

Ankara considera que la milicia YPG es una escisión del proscrito PKK y lucha contra ella. El Gobierno de Estados Unidos reconoce oficialmente al PKK como organización terrorista, pero las YPG son un importante aliado en la lucha contra el ISIS. Los jets de la coalición internacional que lucha contra la milicia yihadista apoyan precisamente la ofensiva liderada por los kurdos contra Al Rakka.

Cavusoglu reiteró que tanto el PKK como las YPG son organizaciones terroristas entre las que no hay diferencias. "Sólo tienen nombres distintos", señaló. En el pasado, armas suministradas al YPG llegaron al PKK, aseguró.

"No aceptaremos esfuerzos que supongan una ayuda ya sea directa o indirecta al PKK", dijo Yildirim. Isak alertó a su vez que el paso de Washington tendrá consecuencias no sólo para la región o para Turquía, sino "sobre todo para Estados Unidos y el mundo entero".

Washington considera a las milicias YPG las únicas fuerzas sobre el terreno que podrían conquistar Al Rakka y alega que Turquía no presentó un plan alternativo. Pero tampoco le conviene enfadar a Ankara, pues lo necesita para utilizar la base de Incirlik, en su territorio, para lanzar los ataques aéreos contra la milicia del ISIS.

Los combatientes kurdos en Siria saludaron la noticia como una "decisión histórica" del Trump que ayudará a las YPG a derrotar al ISIS en Siria, señalaron.

"Nuestras unidades saber valorar esta decisión histórica y declaran que, junto con la coalición internacional, podremos vencer a todas las fuerzas de la oscuridad", dijo el portavoz de las YPG, Redur Xelil. La decisión dará un impulso a todas las fuerzas democráticas que luchan contra el terrorismo, añadió.

Un ataque aéreo turco el mes pasado en el norte de Siria golpeó posiciones de la milicia YPG matando a unos 20 combatientes y provocando críticas de Estados Unidos, que ha intentado proteger a la milicia.

Turquía lanzó una incursión militar en Siria el año pasado para expulsar al ISIS pero también para evitar el avance de las YPG hacia su territorio y la conexión de las zonas kurdas. Las fuerzas turcas siguen en territorio sirio, algo que Damasco considera una ocupación.

La alianza entre Washinton y las YPG se remonta a la batalla de Kobane en 2014, una ciudad simbólica en el norte de Siria cerca de la frontera con Turquía, que había sido ocupada por el ISIS. Desde allí los kurdos han avanzado contra los extremistas tomando territorio.

Estados Unidos tiene cientos de tropas y equipo pesado sobre el terreno en áreas controladas por las SDF en el norte del país, a quienes equipa y entrena.

Hoy también se conoció que al menos 18 civiles perdieron la vida en ataques aéreos presuntamente realizados por la coalición dirigida por Estados Unidos contra ISIS en el país, según informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

En Al Rakka, la capital de facto de ISIS en Siria, once personas murieron, entre ellas cuatro niños y seis mujeres. Los ataques alcanzaron el pueblo de Al Salihyieh, en la frontera norte de Al Rakka, dijo el Observatorio. En la provincia de Dair as Saur, al noreste del país, otros siete civiles murieron en otro ataque aéreo, según informó el organismo.

El bombardeo se produjo tres días después de que diez civiles murieran en ataques aéreos llevados a cabo por aviones de combate de la coalición dirigida por Estados Unidos en una carretera que une Al Rakka con Hama, en el centro de Siria, según los activistas.

El Observatorio también informó este miércoles que fuerzas sirias apoyadas por Estados Unidos tomaron control de una importante represa en el río Éufrates, al noreste del país, que estaba en manos del ISIS.