todanoticia

Cultura

80 años del "Guernica", el grito antibelicista más famoso del siglo XX


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El número se celebrará con una exposición que se abrirá al público el 4 de abril con el título: "Piedad y terror en Picasso: el camino a Guernica"

Madrid.- Desde que Picasso lo pintó en 1937 por encargo del Gobierno de la II República para el pabellón de la Expo en París, el Guernica, tras un periplo por el mundo hasta que llegó a Madrid en 1981, se ha convertido en el grito antibelicista más famoso del siglo XX, y ahora cumple 80 años.

Una cifra que es un acontecimiento histórico y que el Museo Reina Sofía, donde está desde 1992 este mural, un icono universal, celebra con una exposición que se abrirá al público el 4 de abril con el título: "Piedad y terror en Picasso: el camino a Guernica".

Comisariada por Timothy J. Clark y Anne M.Wagner, historiadores de arte y profesores eméritos de la Universidad de Berkeley (EEUU), la exposición indaga en el camino creativo que llevó a Picasso a pintar este cuadro en blanco y negro, con una variadísima gama de grises y toques azulados y sin una gota de rojo, de sangre.

En esta muestra se podrán contemplar cerca de 150 obras maestras del artista, procedentes de los fondos de la colección del museo y de más de treinta instituciones de todo el mundo, entre ellas el Musée Picasso y el Centre Georges Pompidou, de París, la Tate Modern de Londres, el MoMA y el Metropolitan Museum, de Nueva York, o la Fundación Beyeler, de Basilea.

Esta retrospectiva, además, pondrá su foco en la evolución del universo pictórico de Picasso, con el "Guernica" como epicentro, desde finales de los años veinte hasta mediados de los años 40 del siglo XX, periodo en el que el artista imprimió un cambio radical en su obra.

Cuando en 1937 el Gobierno de la República encarga el mural a Picasso, que había sido nombrado en 1936 director del Museo del Prado, la propuesta le supone un desafío.

Al principio el pintor malagueño no parecía encontrar motivo en el que centrarse, quizás debido a las circunstancias de la guerra, aunque en enero hizo su primer aporte político como "artista popular" a la causa republicana.

Grabó dos grandes planchas divididas en nueve viñetas que constituyeron una dura crítica contra los rebeldes y que llamó: "Sueño y mentira de Franco" (I y II).

Pero el 26 de abril de aquel mismo año, aviones alemanes de la legión Cóndor, ayudados por los italianos, al servicio de los rebeldes franquistas, bombardearon la localidad vizcaína de Guernica, que no constituía ningún objetivo militar y cuya devastación fue un acto brutal contra la población civil.

Fue entonces cuando Picasso decidió mostrar el atroz bombardeo y el horror de la guerra y, con sorprendente rapidez, entre mayo y primeros de junio Picasso creó el que iba a ser uno de los iconos del siglo XX, en un mural de 349x776 centímetros, con lenguaje cubista y ciertas deformaciones surrealistas.

En París, donde se había establecido, Picasso efectuó ocho versiones del cuadro hasta llegar a la definitiva, en la que el caballo herido desafiante ocupa la posición central y el sol se transforma en luz artificial a través de una bombilla.

El cuadro no representa únicamente el bombardeo de Guernica, sino que es el símbolo, la metonimia, de la tragedia de la guerra, donde todo es violencia, horror, dolor, gritos mudos, cuerpos mutilados y donde una madre, al lado de un toro, llora llevando al hijo muerto en sus brazos, en medio de las llamas.

Picasso, en una entrevista publicada el 13 de marzo de 1945 en la revista estadounidense "New Masses", avala esta idea al afirmar sobre el simbolismo del cuadro: "El toro no es el fascismo, aunque sí la brutalidad y la oscuridad".

Más explícito fue cuando, durante su realización, manifestó: "En la pintura mural en la que estoy trabajando, y que titularé "Guernica", y en todas mis obras, expreso claramente mi repulsión hacia la casta militar, que ha sumido a España en un océano de dolor y muerte".

Tras su paso por el pabellón para el pabellón español de la Expo parisiense, el "Guernica" emprendió viaje a Noruega, Dinamarca y Suecia, luego a Londres y después, en 1939, por deseo de Picasso fue a Estados Unidos a bordo del buque "Normandie" y se exhibió en Nueva York, San Francisco y Chicago para volver al MoMA de Nueva York.

En este museo se quedó por el deseo del pintor, que pidió en 1958 que no se moviera más.

En septiembre de 1981 llegó finalmente a Madrid y fue instalado en el Casón del Buen Retiro. Se expuso por primera vez el 25 de octubre de 1981. Once años después, el 26 de julio de 1992, el cuadro fue trasladado al Museo de Arte Reina Sofía, donde permanece desde entonces, aunque algunas que otras posturas, como la del director del Prado, Miguel Zugaza defienden que la obra debía de estar en el Prado.

Picasso dejó por escrito que el Guernica tenía que volver al pueblo español cuando en España se restableciesen las libertades públicas.