todanoticia

Mundo

Jefe de Inteligencia de EE.UU. dice que hubo injerencia rusa en elecciones


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- El jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DNI) de Estados Unidos, James Clapper, reafirmó este jueves (05/01) que Rusia llevó a cabo ciberataques para tratar de interferir en las elecciones presidenciales de noviembre pasado y adelantó que la semana próxima se publicará un documento con información desclasificada al respecto.

Clapper compareció en una audiencia en el Comité de Servicios Armados del Senado sobre esos ciberataques atribuidos a Rusia y cuyo objetivo fue, según la inteligencia estadounidense, ayudar al republicano Donald Trump a ganar las elecciones presidenciales.

Rusia ha negado su implicación y Trump, ahora presidente electo, también ha puesto en duda las conclusiones de las agencia de espionaje de Estados Unidos.

Según subrayó Clapper durante la audiencia, la comunidad de inteligencia sostiene ahora "con mayor firmeza" que en octubre, cuando divulgó sus primeras conclusiones al respecto, que Rusia quiso interferir en las elecciones no solo con ciberataques, sino con una estrategia "multifacética" que incluyó también propaganda y desinformación.

El jefe de la DNI no entró a valorar si la injerencia rusa influyó en el resultado de las elecciones, ganadas por Trump frente a su rival demócrata, Hillary Rodham Clinton, y tampoco dijo si las acciones rusas fueron un "acto de guerra" al ser preguntado por los senadores.

Clapper, el subsecretario de Defensa para Inteligencia, Marcel Lettre, y el director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Mike Rogers, entregaron una declaración conjunta al comité en la que afirman que Rusia es un "actor cibernético" que representa una "amenaza importante" para el Gobierno y la infraestructura militar, diplomática y comercial de Estados Unidos.

"Evaluamos que solo funcionarios del más alto rango en Rusia pudieron haber autorizado los recientes robos y revelaciones centrados en la elección (en EEUU)", aseguran en la declaración.

El Gobierno del presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, impuso la semana pasada sanciones diplomáticas y económicas a Rusia en represalia por los ciberataques.

Obama recibirá ete jueves un informe clasificado de inteligencia sobre esos ciberataques y, por su parte, Trump se reunirá este viernes con los responsables de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Buró Federal de Investigación (FBI) y la DNI para conocer detalles sobre el espionaje ruso.

Según publicó este miércoles el diario The Wall Street Journal, Trump, quien asumirá la Presidencia el 20 de enero, tiene intención de reformar los servicios secretos del país ante la creencia de que algunas agencias están sobredimensionadas o politizadas.

Despues de esta audiencia, el público estadounidense podrá tener más idea de la solidez de las evidencias del supuesto pirateo. El Comité de Servicios Armados del Senado está encabezado por un fuerte crítico anti ruso, John McCain, que este miércoles calificó las acciones de Moscú de subvertir las elecciones presidenciales de Estados Unidos de "acto de guerra".

Hay un acalorado distanciamiento entre Trump y los cuerpos de Inteligencia nacionales, en los que tendrá que confiar para consejos cruciales cuando asuma como presidente el 20 de enero.

En tuits publicados esta semana, Trump ridiculizó las conclusiones de la CIA y del FBI, que son apoyadas por el presidente saliente Barack Obama, de que piratas trabajando a instancias del gobierno ruso robaron documentos comprometedores de los ordenadores del Partido Demócrata y los filtraron a través de WikiLeaks para debilitar la campaña presidencial de la rival de Trump, Hillary Rodham Clinton.

Además Trump tuiteó, refiriéndose a la presentación prevista de los jefes de inteligencia: "La presentación de 'Inteligencia' sobre el llamado 'pirateo ruso' se ha retrasado hasta el viernes, quizás necesitan mas tiempo para construir un caso. ¡Muy extraño!".

Luego añadió comentarios citando al fundador de WikiLeaks sobre su rechazo a la opinión de varias agencias estadounidenses de que Rusia estaba detrás del pirateo.

"Julian Assange dijo que 'un chico de 14 años pudo haber pirateado a Podesta' -, ¿Porque fue la DNC tan descuidada?", dijo Trump en referencia a los miles de mails y documentos robados de los ordenadores del Comité Nacional del Partido Demócrata (DNC) y del jefe de campaña de Clinton, John Podesta.

Reestructuración de agencias de inteligencia

Las burlas de Trump han aumentado la presión en la Casa Blanca, la CIA, el FBI y el director nacional de Inteligencia para respaldar sus afirmaciones del mes pasado de que el gobierno ruso estaba detrás del pirateo, divulgando intencionadamente los documentos vía WikiLeaks para perturbar las elecciones y ayudar a Trump.

Los jefes de inteligencia y Obama han responsabilizado al presidente ruso, Vladímir Putin, afirmando que esta operación no podría haberse llevado a cabo por Moscú sin el más alto nivel de aprobación.

El pasado 29 de diciembre, Obama contraatacó expulsando a 25 "agentes de inteligencia" rusos, e imponiendo sanciones a agentes del gobierno ruso, servicios de inteligencia y supuestos piratas.

Pero las evidencias publicadas por las agencias siguen siendo débiles permitiendo a Trump, que ha dejado claro que quiere mejorar las tensas relaciones con Rusia, desafiar al sistema de inteligencia estadounidense.

El Wall Street Journal anunció a última hora del miércoles, citando a fuentes cercanas, que el futuro presidente está trabajando en un plan para reestructurar la Oficina del director Nacional de Inteligencia (DNI) que, según Trump, "se ha vuelto entumecida y politizada".

El plan podría incluir también reformar la CIA, hacer recortes de personal en la sede y aumentar el número de agentes desplegados en el terreno, según el diario.

Trump fuera de la cúpula

Trump será informado el viernes por los altos mandos de la CIA, el FBI y el DNI sobre sus evidencias acerca de la interferencia de Rusia en las elecciones, y se espera que la Casa Blanca lance un informe con la versión desclasificada del caso la semana próxima.

Pero entretanto, el futuro presidente ha irritado a dirigentes de ambos partidos y ha enojado a la comunidad de Inteligencia con la elección de Assange como referencia para sus puntos de vista.

En una entrevista de radio este miércoles, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, calificó a Assange de "un adulador para Rusia", afirmando que "filtra, roba datos, y compromete la seguridad nacional".

Por su parte, el senador demócrata Mark Warner afirmó que Trump había mostrado una "desconcertante falta de respeto" por los agentes de inteligencia.

"Creo que la cosa más importante que la comunidad de inteligencia puede hacer siempre es ir con la verdad al poder", dijo a la cadena MSNBC. "Y parece que quizás el presidente electo no quiere escuchar esas verdades", concluyó.