todanoticia

Latinoamérica y Caribe

Guatemala y El Salvador evalúan crisis migratoria


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad

-todanoticia.com- Los presidentes de Guatemala, Otto Pérez Molina, y de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, se reúnen esta noche en la capital salvadoreña para afinar las "posiciones unificadas" que, con el mandatario colega de Honduras, Juan Orlando Hernández, presentarán el viernes a Barack Obama en la Casa Blanca, para intentar resolver la crisis que estalló en la frontera suroeste de Estados Unidos con la masiva migración de centroamericanos menores de edad sin compañía.

Poco antes de viajar a San Salvador, Pérez Molina anunció que aprovechará el encuentro con el presidente de Estados Unidos para "reiterar la petición" de que, ante la falta de una reforma migratoria integral pendiente de ser emitida por Washington, el gobierno estadounidense otorgue un Estatuto de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) a los guatemaltecos que viven en ese país y "que no tienen documentos".

Pérez Molina y Sánchez Cerén viajarán desde la capital salvadoreña a Washington, donde se reunirán este jueves con Hernández para ajustar los detalles de la cita con Obama, a la que esperan llegar con una posición unificada.

El gobernante guatemalteco anunció a principios de esta semana que confía que la reunión con Obama sea "positiva" y que "salga un acuerdo para trabajar conjuntamente los cinco países", con lo que incluyó a México como país de tránsito de los migrantes centroamericanos. "Se están haciendo las coordinaciones para llevar posiciones unificadas", subrayó.

En un fenómeno de fuga de la violencia criminal y de escape de la marginación social, un promedio de 90 niños, niñas y adolescentes hondureños no acompañados-o con la única compañía de traficantes de seres humanos-emigra a diario a Estados Unidos, en una rutina cotidiana desde 18 puntos "ciegos" en la frontera terrestre de Honduras con Guatemala. Una situación similar aunque con otros números se registra con salvadoreños y guatemaltecos menores de edad. El Gobierno de Guatemala calcula que de 1,8 millones de guatemaltecos que viven en Estados Unidos, al menos el 60% está en condición migratoria irregular.

El flujo desató el conflicto migratorio humanitario en la frontera suroeste de Estados Unidos y se aceleró en este año, pero con intensidad desde mayo anterior, cuando empezó a verificarse una migración en masa desde Centroamérica por una combinación de factores.

Basado en datos oficiales de Estados Unidos, el Gobierno de Honduras reveló a principios de este mes que más de 14 mil menores de edad hondureños ingresaron por vías ilegales a territorio estadounidense de octubre de 2013 a junio de 2014.

El flujo, que sumó 2.500 de octubre de 2012 a septiembre de 2013, se incrementó por la falsa noticia propalada por los "coyotes" o "polleros" de que Washington concedería una amnistía migratoria, lo que estimuló a numerosos centroamericanos, padres y madres, ya instalados en Estados Unidos pero lejos de sus hijos e hijas, a pagarle a los traficantes para que les llevaran a sus descendientes y reunificarse, pese a los riesgos del trayecto que utilizan los migrantes indocumentados, según autoridades hondureñas.

La crisis golpea esencialmente a los tres países centroamericanos, identificados como el Triángulo Norte de Centroamérica.