todanoticia

Latinoamérica y Caribe

Inicia mañana en Argentina juicio histórico por robo de bebés


Alternative content

Get Adobe Flash player

Ad Ad

Esta noticia

Autores: LS

Canal: Latinoamérica y Caribe

Fuentes: AP

Paises: AR

Comparte la noticia: HTML

-todanoticia.com- Los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone serán juzgados por la sustracción, retención, ocultación y sustitución de identidad de menores de diez años durante el régimen militar.

Francisco Madariaga no sabe qué día nació. Le contaron que tenía el cordón umbilical cuando a principios de julio de 1977 fue separado para siempre de su madre prisionera en un centro clandestino de detención y entregado a una pareja para su adopción ilegal durante la última dictadura militar (1976-1983).

Madariaga espera averiguar lo ocurrido en el primer juicio que comienza el lunes contra los ideólogos del plan sistemático del robo de bebés, considerado un delito de lesa humanidad que no tiene antecedentes en otros regímenes de facto del mundo.

Los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone serán juzgados por la sustracción, retención, ocultación y sustitución de identidad de menores de diez años durante el régimen militar.

También estarán en el banquillo ex uniformados de menor rango y médicos.

Videla enfrenta el nuevo proceso a pocos meses de recibir cadena perpetua por el asesinato de disidentes, y Bignone cumple idéntica condena por otros crímenes.

Madariaga, de 33 años, es uno de los querellantes en el juicio junto a una veintena de jóvenes con una historia similar.

"Va a estar bueno tenerlos enfrente (a los acusados) para que vean que no pudieron con todos, que la verdad alguna vez sale a la luz" , aseguró en entrevista con The Associated Press.

Tras el golpe de estado, las Fuerzas Armadas ejecutaron el denominado "Proceso de Reorganización Nacional", que incluyó el secuestro, tortura y asesinato de disidentes políticos.

Entre 12 mil y 30 mil personas murieron. Los organismos de derechos humanos han denunciado que una parte de ese plan era mantener con vida a las secuestradas embarazadas hasta que dieran a luz.

Y que sus criaturas luego eran entregadas generalmente a militares u allegados, quienes los inscribían con su apellido y una fecha diferente de nacimiento para no dejar rastros.

"Primera vez en Argentina se juzga a los responsables de organizar el robo sistemático de bebés en la dictadura", destacó el abogado Alan Iud, que representa a las Abuelas de Plaza de Mayo en el juicio.

Se estima que unos 400 bebés fueron robados. Hasta febrero de 2010 Francisco era Alejandro Ramiro Gallo, hijo de un ex oficial de inteligencia militar. Tras someterse a una prueba de ADN descubrió que sus padres biológicos eran en realidad Silvia Quintela y Abel Madariaga, militantes del grupo izquierdista Montoneros.

Ella fue secuestrada y alojada en uno de los principales centros de detención y tortura, Campo de Mayo, en las afueras de Buenos Aires.

En los primeros días de julio de 1977 se le practicó una cesárea y dio a luz a un varón al que llamó Francisco. Nada más se supo de ella, mientras Abel sobrevivió y se reencontró con su hijo tres décadas después.

"En mi caso viví 32 años en una mentira. No somos normales como todos, tenemos problemas que no tiene el común de la gente. A mí por ejemplo cuando alguien me dice que mintió, pero que fue 'una mentira piadosa' no lo puedo soportar", reflexionó Madariaga, el nieto 101 recuperado por las Abuelas de Plaza de Mayo.

Víctor Gallo, su apropiador, y la partera serán juzgados en el mismo proceso de Videla. Esta es una causa emblemática pues permitió que Videla y otros jerarcas de la dictadura fueran a prisión a fines de la década de 1990 aunque estaban protegidos por los indultos y las leyes de amnistía.

En ese entonces la justicia consideró al robo de bebés como delito de lesa humanidad y por lo tanto imprescriptible.

Según el abogado Iud, el caso tardó 14 años en llegar a juicio "en parte por la falta de impulso que le dieron los magistrados que tuvieron a cargo la investigación".

Se espera que durante el año cerca de 370 testigos desfilen por la sala de audiencias de máxima seguridad que cuentan los tribunales federales de esta capital.La querella solicitará cadena perpetua para los responsables de 34 casos de robo de bebés.

Para Madariaga no alcanza: "La herida no va a cicatrizar nunca. Todo el mundo tiene la posibilidad de enterrar a sus seres queridos, pero yo no pude con mi madre". ls.

Con información de AP